En este proyecto de diseño de marca, se realizó el “naming” del producto; el aspecto curvilineo del resultado de las formas “inspiró” la  propuesta de mezclar un nombre femenino reconocible en todo el mundo, con la conjugación de la utilidad para la que se había proyectado, comprar (Shop)…  utilizando el verbo en inglés. El resultado: SHOPHIE. Para el desarrollo de la marca se optó por reforzar los valores anteriormente citados, con una tipografía clásica, femenina y muy sólida, recordando formas del objeto. Este proyecto se realizó para araven.

Compartir