La Diputación Provincial de Teruel cambió su imagen corporativa en el año 2002. La nueva marca, basada en el relieve de la provincia, recoge de forma simbólica las diez comarcas turolenses. Con esta iniciativa, la institución pretendía ofrecer una imagen más activa y dinámica olvidando la rigidez de las anteriores formas.

 

Esta renovación supuso un nuevo paso dentro del proceso de modernización que impulsó el equipo de gobierno de la época, acercando la institución al ciudadano y respondiendo a las verdaderas demandas de la sociedad turolense.

 

El cambio de imagen afectó también a los diferentes organismos dependientes de la institución. De este modo el Museo de Teruel, el Instituto de Estudios Turolenses y el Patronato de Turismo pasaron a utilizar el color y la tipografía identificativos de la Diputación, aunque alguno de ellos mantuvieron los símbolos anteriores.

 

Características de la nueva marca

La nueva marca, basada en el contorno de la provincia, está formada por diez cuadrados de diferente tamaño que representan a las diez comarcas turolenses, cada una con sus peculiaridades e identidad propia. La disposición de los cuadrados conforma el mapa de la provincia, y se remata con la abstracción del escudo de la Diputación que le aporta el carácter institucional.

 

El color elegido fue el verde, en una de las tonalidades más representativas de la provincia. En cuanto a la tipografía, se optó por una familia “de palo seco”, tipo sans – serif, sobria y con una gran legibilidad, que trasmite la perdurabilidad de la institución y a la vez ofrece modernidad e innovación. El conjunto pretende transmitir la imagen de una institución seria, inmersa e el proceso de evolución de aquella época (2002), una institución del siglo XXI que crece y se moderniza.

 

Se realizaron aplicaciones en papelería con múltiples áreas, departamentos y centros adscritos, proponiendo una arquitectura de aplicación común para todas ellas. Se incidió también en la normalización de múltiples elementos de comunicación, con la consecuente convivencia con otras marcas. La señalética fue otro de los puntos clave en el desarrollo de este manual, ya que se debió normalizar los criterios de legibilidad desarrollando señalética urbana, interurbana y de edificios, tanto en el exterior como en el interior.

 

Para finalizar el proyecto se añadieron aplicaciones especiales como: vehículos, ropa de trabajo, artículos promocionales, etc.

Compartir